Aprende a diferenciar amor de aprobación

Revista Psicología número 140
Por Carlos Odriozola, Psicólogo


De niños aprendemos que, para recibir aprobación, hemos de situar las necesidades de los demás por encima de las nuestras, lo que supone un error.

¿Tratas de agradar a las personas que quieres a costa de renunciar a ti mismo? ¿Crees que eso es amor?


Entiendo por sucedáneo amoroso una relación afectiva que, aunque consideramos importante para nuestro bienestar cotidiano, no tiene como objetivo ni como resultado mi crecimiento o el de la persona "amada".


Te quiero sólo si haces lo que yo te digo


En la etapa de los dos o tres años, los adultos empiezan a moldear nuestra conducta a base del ' 'Te quiero si..." y, en sentido contrario, el "No te quiero si...". A esa tierna edad, el niño comienza a tener necesidades propias que, en muchas ocasiones, chocan con las de su entorno. Entonces tiene que elegir entre contentar al mundo para recibir la aprobación o mirar por su necesidad arriesgándose al rechazo. El conflicto está servido y, en ese momento de vulnerabilidad afectiva, lo corriente e "inteligente" es renunciar a nuestras necesidades, pero ¿a cambio de qué? Pues de una simple aprobación sin garantía de continuidad. Es un venderme a los deseos y necesidades de los demás (prostitución afectiva) para recibir a cambio una sonrisa, una palmadita o un comenta- rio aprobatorio.


¿Lograste superar la etapa infantil?


Puedes fácilmente entender que esa actitud de compraventa afectiva no tiene nada que ver con el concepto que queremos manejar del amor.

Esta relación que comienza a tempranísima edad, y que lamentablemente tendemos a perpetuar de por vida, en absoluto está al servicio de desarrollar personas con criterio, sino personajes asustados mendigando torpemente pseudoafecto.

Cuando no maduramos en nuestro concepto de amor y nos quedamos fijados en esta etapa de "amor-aprobación," la existencia se nos hace muy difícil porque la vida se convierte en un juicio permanente que implica:


  1. Atender y satisfacer las necesidades de los demás renunciando a las nuestras.
  2. Vivir asustados y temerosos en espera de que llegue la siguiente sentencia.
  3. Callar, aguantar y reprimir lo que sentimos y pensamos... no se vaya a enfadar alguien a quien queremos.
  4. Delegar nuestra autoestima en el criterio de los demás, sin darnos cuenta de que el criterio depende únicamente de que las expectativas del otro se vean satisfechas.
  5. Contaminar, en definitiva, nuestras relaciones afectivas con el miedo al rechazo, renunciando a la satisfacción del encuentro.

Que te aprueben no es que te amen


Cuando de pequeños nos enchufamos a la aprobación, hicimos lo que mejor podíamos hacer en aquel momento.

Fue la mejor salida estratégica para sobrevivir y tener garantizados los afectos necesarios.

El gran error es quedarnos fijados en aquella experiencia pseudoamorosa y, a día de hoy, muchos años después, seguir creyendo que necesitamos el beneplácito de los demás para mantenernos en pie. Seguir pensando que de la opinión o del juicio de los demás depende nuestra autoestima y seguir confundiendo la aprobación y la prostitución afectiva con el verdadero amor supone un grave error que, SI queremos, podemos solucionar.


Recuerda:


  1. Mientras el amor es aceptación, la aprobación es una exigencia.
  2. Mientras el amor es incondicional, la aprobación se basa en un "depende."
  3. Mientras el amor genera paz y seguridad, la aprobación genera tensión y alerta continua.
  4. Mientras el amor nos nutre, la aprobación nos empequeñece y limita.
  5. Mientras el amor no entiende de juicios, la aprobación es una sentencia.

¿De qué te sirve establecer y mantener relaciones afectivas que te exigen a cambio renuncia, frustración y miedo?

Me despido con una conocida reflexión que procuramos tener siempre presente los terapeutas gestálticos.

"Yo soy yo y tú eres tú. Yo no estoy en este mundo para vivir conforme a tus expectativas, ni tú estás en este mundo para vivir conforme a las mías.

Yo atiendo mis necesidades y tú atiendes las tuyas. Si en nuestras necesidades nos encontramos, será maravilloso. Si no es así…. dejémoslo estar".